Chiste Número #3154

Estaban dos locos en la habitación de un tercer piso del manicomio. Cuando el despertador hace notar su presencia con tremendo escándalo, inmediatamente uno de los dos locos se levanta y toma el despertador en sus manos y lo arroja por la ventana. El otro consternado le pregunta por qué hizo tal cosa, a lo que contesta:

Para que el tiempo se vaya volando.