Un hombre irresponsable y que se había portado muy mal con su pobre familia, muere al fin. En el acto del entierro, un pariente lejano pronuncia la oración fúnebre: Fue un esposo modelo y un padre ejemplar. Al oír eso la viuda toma de la mano al niño que está a su lado y le […]

Estaba un señor en un funeral, al lado del señor estaba la viuda y el señor le dice: Pensar que las ultimas palabras me las dijo a mí y la viuda pregunta: ¿Cuáles fueron? El señor le dice: No muevas la escalera.

Llega un patrón a la casa de otro y pregunta al portero: ¿Está el patrón? No, se fue a un entierro. ¿Tardará mucho en volver? No sé, iba en el ataúd.

Cómo hacer que la gente deje de molestarte con: ¿Cuándo te vas a casar? Mis tías solían acercarse a mí en las bodas, dándome golpecitos en las costillas y diciendo: Eres el siguiente… Dejaron de hacerlo cuando yo empecé a hacer lo mismo, en los funerales.

Javier y Pablo eran 2 hermanos ricos y malvados que iban a la misma iglesia. Cuando Pablo murió, Javier le entregó al pastor un cuantioso cheque para que mandara a construir un nuevo templo a todo lujo. Sólo le pongo una condición, le aclaró en tono despótico: Que en el oficio fúnebre diga que mi […]

En un velatorio, llega un borracho, con una caja de herramientas, se acerca al cajón y ve a la viuda, que le acomodaba la peluca a cada rato al difunto, se compadece, y le dice: Salga un momento y yo le arreglo el problema. A los 10 minutos llama a los parientes, se acercan ven […]

El marido de una mujer se acaba de morir entonces, un amigo de la viuda le dice: Lo siento señora, lo siento. Entonces, la mujer le responde: No, no, acostadito nada más.

Resulta que había fallecido un hombre y cuando estaban velándolo llegaron los sepultureros, y la esposa empezó a gritar: ¡No se lo lleven por favor, no se lo lleven! Señora tranquila, hemos venido para enterrar al muerto. ¡No por favor, no se lo lleven, no se lo lleven!, gritaba la mujer. Pero señora tranquila, ha […]

Un viejo se está muriendo. Alrededor del lecho poco a poco empieza a surgir una discusión. ¡Vamos a alquilar un carro fúnebre para llevarlo con decencia! Dice la esposa. ¡No creo que se deba gastar tanto dinero! Yo puedo llevarlo en la camioneta del vecino, si me la presta, dice el hijo del viejo moribundo. […]

Una señora llama a un periódico donde se dan todas las noticias, en este caso, era una noticia fúnebre: Por favor, ¿me podría decir usted si es tan amable, dónde anuncian a los que mueren? Pues sí, en la sección de esquelas. ¡Ahí mismo! Dígame. Mire usted: La defunción de un señor; apunte por favor. […]