Un señor está triste y le dice un amigo: Oye, ¿Qué te pasa? Y le contesta: Es que casi atropello a mi suegra. Y el amigo le dice: ¿Qué pasó? ¿Te falló el freno? No, ¡El acelerador!

Martín estaba trabajando, cuando su jefe le pregunta: ¿No va a ir al velorio de su suegra? Y él le dice: No jefe, primero el trabajo, después la diversión.

Una suegra que era bien metiche, pero metiche, metiche, se murió, y en su tumba le pusieron este mensaje: «Aquí descansa ella, y en la casa descansamos todos».

Una pareja de esposos discutía, y el marido dice: – ¡Es que tu mamá tiene la culpa de todo!. La esposa responde: – Sí, ya sé que tu no quieres a mi mamá. – ¿Quién dice que no quiero a tu madre?, si yo la quiero igual que a la cerveza. La esposa, conocedora de […]

Un señor llega a su casa después de visitar a la suegra en el hospital, y le dice a su mujer: Tu madre se viene a vivir con nosotros. ¿Por qué dices eso? Le pregunta su mujer. Porque ha dicho el médico que esperemos lo peor.

Va corriendo el marido a la cocina donde se encuentra su esposa, y le dice: Mi amor, mi amor, hace media hora que tu mamá se cayó de la azotea. La esposa disgustada le dice: ¿Por qué me avisas a esta hora? Es que de la risa, recién ahora puedo hablar.

Un día no muy común de visita, a la casa de la suegra llegó el yerno, entonces la señora le preguntó: ¿Y tú, qué estás haciendo aquí? Y él le contestó: Es que me peleé con su hija y me mandó al infierno.

Venía el marido de Lola muy triste y la esposa le pregunta: ¿Por qué vienes tan triste? Y él le contesta: Es que se le murió la suegra a mi compadre. ¿Y por eso te pones triste? ¡Sí, es que todos tienen suerte menos yo!