¿Puedo quedarme a dormir en tu casa? Sí, pero tienes que hacer la cama. Por supuesto, no hay ningún problema. Bueno, aquí tienes clavos, madera y herramientas.

Un hombre le pide ayuda a su vecino para que le ayudara a mover un sofá que se había atorado en la puerta. Uno se fue a un extremo y el otro también. Forcejearon un buen rato hasta que quedaron exhaustos, pero el sofá no se movió. Olvídelo, jamás podremos meter esto, dijo el hombre. […]

Unos vecinos se encuentran en la calle, y uno dice: Yo no me puedo levantar por las mañanas. Y el otro dice: Yo siempre me levanto cada día a las 3. Y el otro dice: ¿A las 3? ¿y cómo lo haces? Pues hago, 1, 2, 3, y me levanto.

Estaban dos vecinas y una le dice a otra: Ay vecina, me da mucha pena que mi gallina haya destrozado su jardín. No se preocupe, dice la otra, porque mi perro acaba de comerse su gallina. Menos mal, dice la primera, porque mi coche acaba de matar a su perro.

Un hombre llama por teléfono a su vecino y le dice: José por qué no amarras a tu perro que necesito hablar contigo. Y le contesta: ¿Por qué no lo amarras tú, para que yo pueda salir?

Un vecino al otro: ¡Oye!, y tú, ¿Por qué cierras las cortinas cada vez que tu mujer se pone a practicar sus lecciones de canto? Para que los vecinos no crean que le estoy pegando.

Un niño va donde su vecina y le dice: Buenos días, dice mi mamá que si tiene usted una tijeras que nos facilite. Por supuesto dijo la vecina, pero dime, ¿Acaso ustedes no tienen una? Sí, dijo el niño, pero es que la queremos para cortar unas latas.

Un hombre tiene la costumbre de tirar la basura todas las noches al jardín de su vecino. Una noche éste lo sorprende y le dice: Si sigues tirando la basura en mi jardín no tendré más remedio que dar parte a la policía. A mí me da igual, si quieres se la das toda, yo […]

Llega un vecino al parque y le dice a otro: ¿Dónde estabas? El otro pregunta: ¿Por qué? Es que te llamé por teléfono, y te dejé un mensaje muy importante. Ah, okay, te dejo, voy a escucharlo.