Chiste Número #1747

Un famoso conferencista comentaba:

No me importa que la gente mire el reloj mientras hablo, lo que me saca de juicio es que se lo lleven al oído para saber si anda, y lo sacudan.