Chiste Número #5036

Este era un principe tan feo, tan feo, tan feo, que Cenicienta volvió a las once y media.