Chiste Número #5035

Un hombre era tan honesto, que cada vez que le daban un trabajo lo devolvía.