Chiste Número #5037

Había una mujer pero tan fea, pero tan fea, que hasta el sueño se le espantaba.