Chiste Número #1256

Pepito va tan mal en la escuela que su madre decide dedicarle una tarde para estudiar y coloca un letrero en la puerta que dice:

«Madre e hijo estudiando, prohibido el paso».

Todavía no se habían sentado cuando suena el timbre de la puerta. La mamá de Pepito muy enojada acude a abrir la puerta, era un niñito de 4 años que pregunta:

¿Qué dice ese letrero?