Chiste Número #1500

Lo malo de ser puntual es que no hay nadie allí para apreciarlo.