Chiste Número #3880

Había una vez un hombre tan, pero tan alto que vendía chicles en los aviones.