Chiste Número #3881

Había un hombre tan, pero tan flaco, que lavaba las mangueras por dentro.