Chiste Número #6028

Era una vez un niño tan tonto, tan tonto, que su mamá lo mandó a comprar lechuga y no compró porque todas estaban verdes.