Chiste Número #3878

Era una tía tan gorda, tan gorda, que daba un salto en el aire y se quedaba atascada.