Chiste Número #3877

Era un hombre tan flaco, pero tan flaquísimo, que cuando se puso un traje de mil rayas le sobraban 999.