Chiste Número #2008

Era un niño tan feo, tan feo, tan feo, que cuando mandó su foto por e-mail le detectaron los antivirus.