Chiste Número #5121

Era un hombre tan pequeño, tan pequeño, tan pequeño, que la cabeza le olía a pies.