Chiste Número #1491

Era tan alto, que en vez de tomar café con leche, tomaba café con Dios.