Chiste Número #3147

En un manicomio, una lámpara de mano llegó a poder de uno de los locos. El loco comenzó a jugar con ella proyectando la luz hacia el infinito y le dice a otro que se encontraba al lado:

¿Por qué no subes por la luz para ver hasta dónde llega?

A lo que éste le contesta:

¿Tu crees que estoy loco? ¡Si yo me subiera, tu podrías apagar la luz y yo me podría caer!