Chiste Número #3191

Dos locos estaban peleándose a puños, tirándose a la loca pues eran ciegos.

En eso pasa un loco y los ve peleando y grita:

Le apuesto al del cuchillo.

¡Tremenda carrera la que emprenden los dos ciegos!