Chiste Número #1555

Después de un terremoto, estaba una viejita sentada en un ladrillo al frente de su casa caída. En eso pasa un parroquiano y le dice:

Señora, ¿se le cayó su casita?

Y ella le responde furiosa:

Mmmm, no, la desbaraté pa lavarla…