Chiste Número #5752

Un día en los cuneros estaban tres bebés y uno de ellos se miró debajo de la sábana y feliz dijo:

¡Soy niña!

Otro hizo lo mismo, y exclamó:

¡Soy niño!

Finalmente, el tercero se miró y dijo tristemente:

¡Yo no sé que soy!

¿Por qué?, preguntaron los otros.

Y el bebé respondió:

Porque tengo los zapatitos AMARILLOS.