Chiste Número #3471

Te estás volviendo un jugador compulsivo.

¡Cincuenta mil pesos a que no!