Chiste Número #2542

Llega un trabajador a la casa de una señora y le dice:

¡Señora, su esposo estiró la pata!

¿Qué?

Su esposo murió.

¿Pero cómo?

Le cayó un ladrillo en la mano.

¿En la mano?, pero entonces, ¿Cómo murió?

Es que le cayó cuando se estaba rascando la cabeza.