Chiste Número #5728

Llega el borracho a la casa y de entrada se encuentra con su mujer la cual le dice:

¡Que le he dicho, que no volviera a poner nunca más un pie en una taberna!

A lo cual el borracho responde:

¡Mija pero yo entro de manos, y me sacan alzado!