Chiste Número #3579

Había una vez una señora tan, pero tan pudorosa, que cuando le daba de mamar a su bebe, le vendaba los ojos para que no la viera.