Chiste Número #5311

Había una vez una abuelita que no tenía ni brazos ni piernas. Un día la abuela se estaba meciendo en la mecedora, se cayó y se la comieron las hormigas.