Chiste Número #5108

Había una vez un señor tan pequeño, pero tan pequeño, que cuando murió en vez de irse al cielo, se fue al techo.