Chiste Número #5012

Había una vez un niño tan feo pero tan feo que su mamá en vez de darle pecho le dio la espalda