Chiste Número #1992

Había una vez un niño que era tan, pero tan pobre, que la única vez que comió carne fue cuando se mordió la lengua.