Chiste Número #3525

Había una mujer tan, pero tan flaca que cuando sacaba la lengua se iba de boca.