Chiste Número #5247

Había un señor tan, pero tan pacífico que se volvió océano.

que se vovlio oceàno