Chiste Número #1900

Había un niño tan, pero tan fanático de los video juegos, que cuando se murió le pusieron en la tumba «game over».