Chiste Número #5126

Había un hombre tan pequeño, pero tan pequeño, que cuando se murió no le escribieron un epitafio, sino un EPITUFO.