Chiste Número #2121

Era una vez un niño que todo le salía mal, era tan desafortunado, que una vez fue a una heladería, pidió un helado y el empleado le pregunta qué sabor quería y contestó:

Da igual, si de todos modos se me va a caer.