Chiste Número #5231

Era una vez un hombre tan tonto, pero tan tonto, que tuvo que estudiar para pasar la prueba de alchoholemia.