Chiste Número #5318

Era una mujer tan, pero tan, que se volvió campana.

Ay papá, no corras, ¡Cómprate un auto!