Chiste Número #3908

Era una mujer tan alta, tan alta, que tenía una nube en un ojo.