Chiste Número #5117

Era un señor pero tan, tan, tan, tan, tan, tan chiquito, que cuando fue al carnaval de Veracruz, lo aplastó un confetti.