Chiste Número #3865

Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.