Chiste Número #5105

Era tan feo que cuando Dios lo hizo se sentó a reírse.