Resulta que llega un señor a un abasto y el vendedor era muy odioso y le pregunta el señor: Disculpe, ¿Es blando ese queso? El vendedor voltea y mira el queso y le responde: La verdad es que tiene tres días aquí, y no me ha dirigido la palabra todavía.

Entra un español en unos grandes almacenes de Taiwan y le pregunta al dependiente: Por favor, ¿maletas? Y el dependiente le responde: Sí señol queda usted alestado.

Había una vez un señor que fue a comprar una estufa y le pregunta al dueño del local: ¿Cuánto cuesta ese televisor de 50 pulgadas? El dueño le responde: $1.000 Entonces, el señor le pregunta: ¿Y cuánto vale esa estufa? El dueño del local responde: $1.000.000 Entonces, el señor le dice: ¡Esto es una estafa! […]